Lycaste Dowiana

CONSERVACIÓN Y DESARROLLO RURAL

El Instituto MESORI desarrolla, financia y ejecuta sus propios programas de conservación en la región, como uno de los 3 pilares fundamentales en los que basa su ideología, accionar y funcionamiento.

NO EXISTE EL DESARROLLO SOCIAL Y ECONÓMICO... de un pueblo, sin el uso sustentable de los bienes, productos y servicios ambientales; No existen bienes, productos y servicios ambientales, sin la protección efectiva, ni el financiamiento de áreas protegidas; No existen áreas protegidas, si no se estudian, investigan y protegen los recursos naturales; No existen recursos naturales sin programas de conservación; No existen programas de conservación, sin educación ambiental, ni conciencia conservacionista; No existe educación ambiental, ni conciencia conservacionista, sin el desarrollo humano equitativo y ecuánime; No existe desarrollo humano equitativo y ecuánime, sin la participación incluyente y activa de los pueblos originarios de Mesoamérica. Finalmente, no existe participación incluyente y activa de los pueblos originarios de Mesoamérica, ...SIN RESPONSABILIDAD SOCIAL Y EMPRESARIAL.

Convencidos de estos principios; Conocedores de la realidad histórica, social, política, económica, étnica y cultural de los pueblos originarios de la región; Inspirados por la responsabilidad social y empresarial; Portadores de la visión, el conocimiento, la técnica, la capacidad y la experiencia; Movidos por la sensibilidad, la solidaridad, la hermandad y la compasión humanas; Conmovidos por el rezago social y la realidad diaria en que dichas etnias viven hoy día; el Instituto MESORI ha desarrollado un ambicioso plan de negocios que contempla el uso responsable y racional de la flora orquidológica de Mesoamérica por parte de las comunidades indígenas seleccionadas de 8 etnias regionales; a quienes se transfiere la tecnología, el conocimiento técnico, la experiencia adquirida y la conciencia ambiental, para la reproducción masiva sustentable de las especies de orquídeas seleccionadas, utilizando para ello técnicas sexuales de polinización artificial e hibridización y asexuales por medio de cultivo de tejidos in situ (Clonación) y cortes seleccionados (Gemación).

A estas comunidades se les hace participes en sociedad, bajo igualdad de condiciones, de los frutos obtenidos de la comercialización local, nacional, regional e internacional de la progenie de dichas orquídeas, las que son cultivadas en condiciones orgánicas controladas en viveros estratégicamente ubicados a lo largo de Mesoamérica, y situados dentro de reservas naturales privadas. La ubicación estratégica es una función de los requerimientos naturales ambientales bióticos y abióticos de dichas especies. Cada uno de estos viveros se constituye en si mismo en un centro de rescate in situ y de conservación de germoplasma.

Para la reproducción y propagación masiva de las especies de orquídeas representativas de los 8 países de Mesoamérica, el Instituto MESORI utiliza únicamente técnicas orgánicas responsables, sustentables y amigables con el medio ambiente. Las especies de orquídeas con las que el Instituto trabaja, fueron seleccionadas en conjunto con las etnias regionales, debido a sus características estéticas, ya que su belleza les distingue del resto de las especies y contradictoriamente, la misma también les amenaza, debido al hábito centenario de colecta y comercialización irresponsable, ilegal e indiscriminada.

En Instituto MESORI utiliza, única y exclusivamente técnicas, medios y métodos orgánicos para el cultivo de las especies de orquídeas con las que trabaja. Estas técnicas orgánicas se aplican en los campos de la fertilización de plantas y en el combate efectivo de plagas y enfermedades. El Instituto MESORI, no utiliza, ni enseña en ninguno de sus cursos, a utilizar NINGÚN producto agroquímico que contaminan y dañan a personas, flora, fauna y mantos acuíferos en todo el planeta.

Uno de los objetivos más ambiciosos del eje de Conservación, es la colecta legal y cultivo de todas, o de la mayoría, de las 2,670 especies de orquídeas de la región, distribuidas más o menos de forma equitativa en los ocho orquidarios del Istmo. Los orquidarios se convierten, de esta forma, en centros efectivos de rescate y en centros de conservación de Germoplasma, los que serán financiados por el programa de turismo especializado comunitario; mismo que se promoverá oportunamente en Estados Unidos, Europa, Corea del Sur y Japón.

Se ofertará en el extranjero la posibilidad de realizar una gira regional para visitar, apreciar, filmar y fotografiar la diversidad regional de la flora orquidológica. A su vez, este programa, aporta empoderamiento de comunidades indígenas y un ingreso extra a las 8 comunidades que administran las instalaciones, el alojamiento y alimentación de los grupos de turistas recibidos por las comunidades.

“CREE EN TI; PERO NO SIEMPRE DUDES DE LOS OTROS”
J. MACHADO DE ASSIS
ESCRITOR, NARRADOR, CRÍTICO LITERARIO Y POETA BRASILEÑO
1839 - 1908
Lycaste Lassioglosa Lycaste Schilleriana